lunes, 7 de mayo de 2007

Volviendo a lo real...

...No, no soy de aquellos, mas poseo un consuelo, nunca quise serlo. La verdad es que mirar el atardecer me conmueve, posiblemente más que a la mayoría, pero sentir el tierno y húmedo abrazo de la soledad provoca en mi interior un desequilibrio alarmante, precisar en mi maldad no basta, creer en mi ingenuidad tampoco. Construimos juntos lo que forma este medio tan antinatural, no me quejo, ni debería hacerlo.


Confiaba en que también asumirías lo que te acomete, pero lograste escapar, y seguiste escapando tantas veces como pudiste, sólo para no enfrentarme. No me inmiscuyo en tu patético mundillo, ni en lo que esperas recibir del mismo, pero escúchame: No basta recorrer más de una enormidad de kilómetros para alejarte de mí, claro que no. Conozco tus miedos y tus defectos, y sé como causar tu destrucción a través de éstos. No pienses mal querido, sólo haría lo anterior si es que tú lograras mejorar y reivindicar tu comportamiento, no lo intentes, menos ahora que he ganado un importante terreno en tu mente y en el alma de tus pares.

No, no debes llorar ahora, ya es tarde. Aún tengo una gota de misericordia, y he dejado que vivas en el mismo cuerpo en el que hospedo. Podría haberte silenciado, pero me causa más placer verte sufriendo, mirarte ahora, tan frágil, tan pequeño. Sé que la madurez es algo subjetivo, pero ya no haces lo que el resto cree especial, o correcto. Ellos no te olvidaron, ni querrán hacerlo.


Espérame, no tiene caso seguir huyendo, no esperes un héroe ¡Por Dios que no existen! No tiene caso, es mi trabajo hacerte dudar, y ponerte etiquetas. Ya estás marcado, ya estás indefenso. Recuerdo claramente la época en la que soñabas otorgarle lástima a los demás ¡Alégrate! Nos costó, es cierto, pero lo conseguimos...

1 comentario:

^__^ dijo...

Hay que dejar ir todo aquello que no quiere ser parte de nosotros... hay que desprenderse de todo aquello.
es sano, es necesario y te permite avanzar.
recuerda que la venganza, la ironìa, el sarcasmo y la hipocresìa son divertidas... pero son molestas y te dejan en evidencia como una persona indirecta: y lo mejor es ser directo.
Me sigue gustando lo que escribes y cómo lo haces. Puede ser que no te gusten mis comentarios; lo sé, pero nunca dejes de tomarlos en serio.